jueves, 21 de julio de 2016

MAMA HAS NOTHING TO SAY

 Bendita tú eres
entre todas las mujeres y benditos tus frutos nunca del todo agradecidos. 
Tu madre está enferma, más que enferma. No sabemos cuántas primaveras le quedan pero lo cierto es que ya no le florecen ni sonrisas. Puedes hablarle. Ella quizás tenga mucho que callar y nada que decir. Puede que te diga que está bien. No la creas.
Vive apoltronada en su sillón, con los ojos cerrados como un par de cerezas negras colgadas de su olvido, y las piernas vencidas apelmazando lo que queda de arena de sus castillos sin fantasía. Ella lo olvida todo. No sólo a sí misma, sino a todos también. Imagino que así es más fácil irse. 
Tú no la olvides. Es tu madre. Tu madre te cuidó incluso antes de que bebieses de sus entrañas. Creciste rápido entre sus pechos. Los mirabas con el hambre ciego y voraz que da la vida antes de saltar. Ahora llueve, pero recuerda que mamaste. Haz memoria: mamaste. Párate a pensar. Te agarraste de boca y dientes a sus tetas y mordiste de la carne eréctil. No importaba si ensuciabas las cortinas con dedos inquietos. No importaba si te resistías a la lógica aplastante y a ella la desesperabas por momentos. Al día siguiente fingía olvidarlo todo para besarte de la misma forma. 
¿Cuándo la abrazaste por última vez? En serio. De esos detalles imagino que no haces estadística. Aguanta la mirada. Mírala de arriba abajo. Mírale los brazos de agua, sus venas sucias, sus labios inexpresivos sin nada que decir. Deja de mirarte el ombligo y de darle la espalda. Recorre sus dedos ásperos. Trágate esa manzana a la que todos dan de lado en el supermercado. 
                                          


Dormirse en la tormenta es de cobardes. Despierta y luego llora. Hazlo en ese orden. Llora siempre antes de que te ahogues dentro. Dile cuánto la quieres. Engáñala incluso. Exagera tanto como puedas. Pobre cobarde. Ahora eres tú quien duerme al final del pasillo. Ahora tú llevas la luz. Tú llevas la antorcha. La misma que ella sujetaba el día en que murieron las simpecadoconcebidas y todos los padres nuestros que pudieran habitarte. 
Pobre idiota. Algún día la carne estará fría y te preguntarás qué fue de tu boca. Amén.
                        

viernes, 15 de julio de 2016

TRES PARES DE BESOS

Llevabas tres pares de labios desvaneciéndose en la solapa de muesca de tu traje de chaqueta. Sólo habían pasado dos semanas desde que fuéramos a comprarlo en aquella tienda de tu barrio. Entraste cogiéndome de la mano, y por algún extraño motivo, me gustó ser exhibida trofeo ante aquel viejo conocido tuyo. No te lo compres tan blanco, te dije, que los colores claros lo delatan todo. Vámonos al Zara, verás que allí es más barato. No me hiciste caso. Saliste de aquella tienda con dos trofeos: yo misma y tu resistencia a mis consejos.
Luego me acostumbré a que llegaras con ella del trabajo y que tardaras una cerveza en colgarla en el perchero. Igual que la tarde de los tres pares de labios que nadie sabe cómo llegaron hasta allí, igual que tantas otras cosas venidas de la nada, o de los lugares más insospechados. Hablabas con esa furia torrentera tan habitual en tu traje de chaqueta clarito. Hablabas como si la mentira, o las cosas venidas de la nada te hubieran dado cuerda. Hablabas de cómo se deben hacer las cosas y de cómo las hace la gente. Una tremenda gota recién condensada de tu botellín se deslizaba al compás de tu furia y mi deseo de que cayera justo en tus tres pares de labios. 
                                    
Tú lo haces todo tan bien. La gente lo hace todo tan mal. Sí, sí, claro que te estoy escuchando, sólo que hoy estás más guapo que de costumbre con tus tres pares de labios que no pienso mencionar. La gente, me decías, te da una puñalada por la espalda cuando menos te lo esperas, y yo mientras pensaba en cuánto duele  dormir después de reventarse los sesos contra los azulejos de la cocina y todo eso. 
Desapareciste después de colgar tus tres pares de besos junto a mi chaqueta de domingo hoy tampoco, y te tragó la tele. Ella casi te entiende mejor que yo y tu chaqueta impregnada de historias de origen desconocido y de gente que hace mal las cosas. 
Yo no me acuerdo de cómo siguió la tarde. Si volviste a marcharte a seguir haciendo bien las cosas. O si yo me fui. Era julio como ahora. El sol se mostraba generoso e inundaba de luz todas las historias. Las que se ven y las que sólo se intuyen. La tarde era tan hermosa y tu chaqueta colgada era tan blanca que me olvidé de morirme.                          
                
Hold up (Beyoncé) Cover de Anjanette.

jueves, 14 de julio de 2016

DON'T BE SO SHY: Imany

  Nadia Mldajo nació en Marsella, aunque su familia proviene de las Islas Comoro. Su canción ha llegado a España tarde, pero si la dicha es buena, ya se sabe. De hecho, Imany, el nombre con el que se la conoce, ya ha triunfado con su anterior álbum (SHAPE OF A BROKEN HEART) en países como Polonia, Rusia y Grecia. Fue atleta hace unos años, pero finalmente se decantó por la música, a pesar de que el camino de su voz entre el soul y el pop no ha sido fácil. Seguro que le ayudó el significado de su nombre Imany, fe, en swahili. 

DON'T BE SO SHY: NO SEAS TAN TÍMIDO
TAKE A BREATH: COGE AIRE
REST YOUR HEAD: REPOSA TU CABEZA
CLOSE YOUR EYES: CIERRA LOS OJOS
YOU ARE RIGHT: ASÍ ESTÁS BIEN
JUST LAY DOWN: SÓLO TÚMBATE
TURN MY SIDE: GÍRATE HACIA MÍ
DO YOU FEEL MY HEAT ON YOUR SKIN?
¿SIENTES MI CALOR EN TU PIEL?
TAKE OFF YOUR CLOTHES
QUÍTATE LA ROPA
BLOW OUT THE FIRE
APAGA EL FUEGO
DON'T BE SO SHY
NO SEAS TAN TÍMIDO
YOU ARE RIGHT YOU ARE RIGHT
ESTÁS BIEN, ESTÁS BIEN,
TAKE OFF MY CLOTHES
QUÍTAME LA ROPA
esta primera parte de la canción es una secuencia oral de una relación sexual en la que digamos (ella) va guiándolo a él para que no sienta miedo. De todos es sabido los beneficios de verbalizar el acto sexual, no sólo porque el lenguaje le da forma a la sensación, sino porque igual nos permite ir más allá, e incluso verbalizar las fantasías que en un contexto menos sexual seríamos incapaces de verbalizar. Como diría Woody Allen: el sexo sólo es guarro si se hace bien. 
OH, BLESS ME FATHER
OH, BENDÍCEME PADRE,
a partir de aquí el interlocutor empieza a compartir protagonismo con el mismísimo... DIOS, al que le pide su bendición, no sabe por qué, no sabe por qué...
DON'T ASK ME WHY
NO ME PREGUNTES POR QUÉ
YOU ARE RIGHT YOU ARE RIGHT
HOME, I STAY,
EL HOGAR, ME QUEDO,
pero es que ese es el sitio en el que quiere estar... ¡dentro!
I'M IN, COME IN,
YO ESTOY DENTRO, ENTRA TÚ,
CAN YOU FEEL MY HIPS IN YOUR HANDS?
¿SIENTES MIS CADERAS EN TUS MANOS?
AND I'M LAYING DOWN BY YOUR SIDE
Y YO ME PONGO BOCABAJO A TU LADO
I TASTE THE SWEET OF YOUR SKIN
SABOREO LA DULZURA DE TU PIEL
TAKE OFF YOUR CLOTHES
QUÍTATE LA ROPA
BLOW OUT THE FIRE
APAGA EL FUEGO
DON'T BE SO SHY
NO SEAS TAN TÍMIDO
YOU ARE RIGHT YOU ARE RIGHT
ESTÁS BIEN, ESTÁS BIEN,
TAKE OFF MY CLOTHES
QUÍTAME LA ROPA
OH, BLESS ME FATHER
OH, BENDÍCEME PADRE,
DON'T ASK ME WHY
NO ME PREGUNTES POR QUÉ
YOU ARE RIGHT YOU ARE RIGHT
IN MY HEART DRESS
VESTIDO CON MI CORAZÓN
RAISE SO MUCH FASTER
ME PONGO MUCHO MÁS RÁPIDO
I DROWN MYSELF IN HOLY WATER
ME AHOGO EN AGUA SANTA
AND BOTH MY EYES JUST GOT SO MUCH BRIGHTER
Y MIS DOS OJOS SE TORNARON MUCHO MÁS BRILLANTES
la experiencia sexual se vuelve mística. Las pupilas se agrandan en su visión de Dios. Una vez más, sólo en la práctica del coito, es donde se encuentra la cercanía de Dios.
AND I SAW GOD, OH YEAH SO MUCH CLOSER
Y VI A DIOS, OH, SÍ, MUCHO MÁS CERCA,
IN THE DARK I SEE YOUR SMILE
EN LA OSCURIDAD, VEO TU SONRISA,
...


                           
Yo no podía negarle mi cuerpo al suyo, si yo ya lo había deseado mil veces justo así, como el día del cobertizo, el día justo y preciso en que más lo deseaba, cuando mis palabras fueron más certeras y acertadas, cuando su cuerpo sudaba por mi carne y las yemas de mis dedos latían al ritmo de su corazón. Y así me tuvo, con yemas de pirómano. Y me tuvo. Justo en el momento necesario. Por eso temblaba tanto, haciendo conmigo lo que tenía que hacer, porque Él vino al mundo para eso, para latirse y quebrarse en mí. Por eso temblaba tanto, porque su corazón sabía cuál era su destino, su sangre lo sabía también, sus glóbulos blancos y rojos en pie de guerra para sanarme el deseo tan voraz y precoz como el suyo, hasta que llegó la visión, y el grito unísono, y la paz, la paz también, la paz del deseo concedido y para siempre recordado. 

sábado, 9 de julio de 2016

WE DON'T TALK ANY MORE: Charlie Puth y Selena Gomez

Nine track Mind es ya uno de los álbumes fundamentales si hablamos de éxito global. Y es que Charlie Puth ha tenido la habilidad de ir haciéndonos conocer varias de sus canciones a lo largo de prácticamente dos años, sin que el interés por su álbum haya decaído aún. Le han ayudado sus duetos con Meghan Trainor, y Wiz Khalifa, y en el caso que nos detiene ahora, con la aterciopelada Selena Gomez. En un ejercicio de hipótesis, no sabremos cuánto éxito habrían tenido Marvin Gaye, See you again o We don't talk any more en solitario. Pero la realidad es ésta. Puro éxito. Y pura música de la que se mete en la cabeza para no salir en no sabemos cuánto tiempo. 
La canción, en palabras de su autor, fue gestada en la última planta de un hotel en Japón, ayudado por la guitarra de uno de sus acompañantes, y grabada en un Iphone con sus acordes más primitivos. El estribillo surgió de una conversación con un amigo al que le preguntó sobre su relación con una chica... ¿pero ya no estáis juntos? - No, ya ni hablamos. Y él para animarlo se burló de su frase, we don't talk any more, we don't talk any more, poniéndole ritmo y tono tristón y desenfadado al tiempo. De pequeñas anécdotas surgen grandes canciones. 
CHARLIE:
WE DON'T TALK ANY MORE, WE DON'T TALK ANY MORE,
YA NO HABLAMOS, YA NO HABLAMOS,
WE DON'T TALK ANY MORE, LIKE WE USED TO DO,
YA NO HABLAMOS COMO SOLÍAMOS HACERLO,
WE DON'T LOVE ANY MORE
YA NO NOS QUEREMOS
WHAT WAS ALL OF IT FOR?
¿DE QUÉ SIRVIÓ TODO AQUELLO?
OH, WE DON'T TALK ANY MORE, LIKE WE USED TO DO,
OH, YA NO HABLAMOS MÁS, COMO SOLÍAMOS HACERLO,
I JUST HEARD YOU FOUND THE ONE YOU'VE BEEN LOOKING
OÍ QUE ENCONTRASTE A QUIEN ESTABAS BUSCANDO
YOU'VE BEEN LOOKING FOR
A QUIEN ESTABAS BUSCANDO
I WISH I WOULD HAVE KNOWN IT WASN'T ME
OJALÁ HUBIERA SABIDO QUE NO ERA YO
CAUSE EVEN AFTER ALL THIS TIME I STILL WONDER
PORQUE INCLUSO DESPUÉS DE TODO ESTE TIEMPO ME PREGUNTO
WHY I CAN'T MOVE ON
POR QUÉ NO PUEDO CERRAR ESTE ASUNTO
JUST THE WAY YOU DID SO EASILY
DE LA MISMA FORMA EN QUE TÚ LO HICISTE CON TANTA FACILIDAD
DON'T WANNA KNOW WHAT KIND OF DRESS YOU ARE WEARING TONIGHT
NO QUIERO NI SABER QUÉ CLASE DE VESTIDO LLEVAS ESTA NOCHE
IF HE'S HOLDING ONTO YOU SO TIGHT
SI TE ESTÁ APRETANDO FUERTE
THE WAY I DID BEFORE
DE LA MANERA EN QUE YO LO HACÍA
I OVERDOSED
TUVE UNA SOBREDOSIS (DE TI)
...hasta ahora, nada nuevo por aquí, un amor roto, que desde uno de sus ángulos reprocha la facilidad con que el otro ángulo ha olvidado y ha reiniciado su vida, hasta que habla de sobredosis: ¿hubo tanto amor que se rompió por exceso?
                                       

SHOULD HAVE KNOWN YOUR LOVE WAS A GAME
DEBERÍA HABER SABIDO QUE TU AMOR ERA UN JUEGO
NO, I CAN'T GET YOU OUT OF MY BRAIN
NO, NO PUEDO SACARTE DE MI CABEZA,
OH, IT'S SUCH A SHAME,
OH, ES UNA PENA,
WE DON'T TALK ANY MORE, WE DON'T TALK ANY MORE,
YA NO HABLAMOS, YA NO HABLAMOS,
WE DON'T TALK ANY MORE, LIKE WE USED TO DO,
YA NO HABLAMOS COMO SOLÍAMOS HACERLO,
WE DON'T LOVE ANY MORE
YA NO NOS QUEREMOS
WHAT WAS ALL OF IT FOR?
¿DE QUÉ SIRVIÓ TODO AQUELLO?
OH, WE DON'T TALK ANY MORE, LIKE WE USED TO DO,
OH, YA NO HABLAMOS MÁS, COMO SOLÍAMOS HACERLO,
SELENA:
I JUST HOPE YOU LYING NEXT TO SOMEBODY
SÓLO ESPERO QUE ESTÉS JUNTO A ALGUIEN
WHO KNOWS HOW TO LOVE YOU LIKE ME
QUE SEPA AMARTE COMO YO
THERE MUST BE A GOOD REASON THAT YOU ARE GONE
DEBE DE HABER UNA BUENA RAZÓN POR LA QUE TE HAYAS IDO
EVERY NOW AND THEN I THINK
CADA DOS POR TRES  PIENSO QUE...
YOU MIGHT WANT ME TO COME TO SHOW UP AT YOUR DOOR
QUIZÁS QUIERAS QUE APAREZCA EN TU PUERTA...
¡sí! ¡eso es lo que quiere!
BUT I'M TOO AFRAID THAT I'LL BE WRONG
PERO TENGO MIEDO DE EQUIVOCARME
...ay, el orgullo...
DON'T WANNA KNOW IF YOU ARE LOOKING INTO HER EYES
NO QUIERO SABER SI ESTÁS MIRÁNDOLA A LOS OJOS
IF SHE'S HOLDING ONTO YOU SO TIGHT THE WAY I DID BEFORE
SI ESTÁ TAN ATADA A TI COMO YO LO HACÍA
BEFORE I OVERDOSED
ANTES DE TENER UN UNA SOBREDOSIS DE TI
muy bien esta letra circular, los dos ángulos al final son adyacentes y suman la misma planicie
SHOULD'VE KNOWN YOUR LOVE WAS A GAME
TENDRÍA QUE HABER SABIDO QUE TU AMOR ERA UN JUEGO
NOW IT CAN'T GET OUT OF MY BRAIN
Y AHORA NO ME SALE DE LA CABEZA
OH, IT'S SUCH A SHAME
OH, ES UNA PENA
THAT WE DON'T TALK ANY MORE
QUE NO HABLEMOS MÁS
WE DON'T WE DON'T
NO, NO,
WE DON'T TALK ANY MORE, WE DON'T WE DON'T
WE DON'T TALK ANY MORE, LIKE WE USED TO DO,
WE DON'T LOVE ANY MORE, WE DON'T WE DON'T,
WHAT WAS ALL OF IT FOR?
¿PARA QUÉ SIRVIÓ TODO ESTO?
OH, WE DON'T TALK ANYMORE, LIKE WE USED TO DO,
LIKE WE USED TO DO,
DON'T WANNA KNOW WHAT KIND OF DRESS YOU ARE WEARING TONIGHT
NO QUIERO NI SABER QUÉ CLASE DE VESTIDO LLEVAS ESTA NOCHE
IF HE'S HOLDING ONTO YOU SO TIGHT
SI TE ESTÁ APRETANDO FUERTE
THE WAY I DID BEFORE
DE LA MANERA EN QUE YO LO HACÍA
I OVERDOSED
TUVE UNA SOBREDOSIS (DE TI)
SHOULD HAVE KNOWN YOUR LOVE WAS A GAME
DEBERÍA HABER SABIDO QUE TU AMOR ERA UN JUEGO
NO, I CAN'T GET YOU OUT OF MY BRAIN
NO, NO PUEDO SACARTE DE MI CABEZA,
OH, IT'S SUCH A SHAME,
OH, ES UNA PENA...
                                      

EL RELATO DE CUBATA-FICCIÓN
Hay personas que no saben soñar, por eso no entenderían el origen de esta cicatriz, ni de aquella, ni de la que nadie ve pero lleva tu nombre. Yo tampoco sueño siempre, no te creas. Y menos cuando sale el sol. Por eso esta mañana me di un zarpazo cuando abrí los ojos y encontré en mi cama a alguien que no eras tú.
Odio despertarme así. Lo detesto. Pero no por eso voy a dejar de buscarte en otros cuerpos. Con esta son ya veinticinco las veces que te olvido esta semana. Veintiséis las que te recuerdo. Tampoco creas que no le echo fe. Me anima siempre la idea de que mañana será diferente. Mierda. Mañana es domingo. Los domingos son los peores días para olvidar. Suelen hacer trizas con sus tijeras de pesimismo los objetivos marcados para la semana que viene. No me va a quedar otra más que proponerle a quien duerme a mi lado que salgamos esta noche a beber. En realidad a muchos nos gusta fracasar en nuestras metas. ¿De qué si no íbamos a quejarnos este y yo? Sí, Ju...lián. Ya lo estoy viendo mirar el culo de su vaso y suspirar. Él nunca pide otra copa a menos que la camarera se lo sugiera. Debe de ser por cómo lo mira, por cómo lo llama señor, o por cómo se le acerca el canalillo a su cabeza. Yo en cambio siempre le sigo el ritmo a Natalia. Existe una competición no declarada por ver quien bebe más sin que se le note menos. Suelo ganar yo. Natalia no es de fingir. De hecho Natalia es la típica puta que no se molesta en ocultarlo. Al contrario, le gusta que se sepa lo antes posible. Por eso nos ha dejado a Julio, digo Julián y a mí solos y va revoloteando de mesa en mesa. Hasta que se nos une Raúl. Entonces Natalia demuestra su capacidad de concentrarse en un solo objeto. Raúl nos pide cuatro chupitos de tequila y brindamos por que el lunes no llegue. No queremos fracasar tan pronto ni tan otra vez. 
Ha llamado Hermana Ana. Quiere presentarnos a su nuevo novio. Hasta ahora sólo lo conozco por el Face. Combina posts de Cabronazi con selfies en las que demuestra el progreso de sus bíceps. 
- ¡Ey, Raúl, vaya sorpresa! No sabía que estabas aquí- 
El novio de Hermana Ana se sienta frente a Raúl. Es un error dejarse eclipsar con esta facilidad. Es como rendirse al enemigo en la primera batalla. Yei, se llama Yei. ¿Qué nombre es ese? Yei suelta chistes y chascarrillos cada vez que alguien acaba su discurso, o lo que es peor, lo interrumpe para aportar un humor ácido que ya hubiera querido El club de la comedia. 
- No imaginaba que fueras así tú, Yei, tío.
- ¿Y cómo me imaginabas? ¿Tienes algún ideal de hombre para tu hermana?
- Sí, lo tienes delante. 
Ehem. Menudo silencio incómodo. Gracias a Barby Raúl propone otra ronda de tequilas para hacer papel mojado de mi declaración de guerra. Por la familia, chin, chin. 
Yei besa a Ana para demostrar que no piensa seguirme el juego. Julián acaba de perderse en el escote de la camarera. Me duele la mandíbula de tanto reír. Mira, Julio, Julián, se te cae la baba al reír, ¿o es por la camarera? Julián contraataca: a ti se te ve un hueco entre las muelas, no sabía que hubieras perdido una. Natalia le ha soltado un secreto a Raúl en su oreja derecha y se han marchado. Ana ha palidecido durante cuatro segundos. Después le ha propuesto a Yei marcharse ya. 
Julián y yo hemos hablado con las agujas de nuestros relojes quejándonos de por qué corren tan poco. ¿Tú matarías por amor? Nunca. Amar y matar no deben conjugarse nunca en la misma frase. Al cabo de media copa más, y a una menos del vómito, Julio y yo nos marchamos a querernos sin ciencia y con ficción. La tonelada de alcohol en sangre y un poco de penumbra me ayudan a creer que eres tú quien me lame. 
- ¿Y esta cicatriz?
- Tú no lo entenderías.
Julián se ha dormido con la misma sonrisa que le lanzaba a la camarera. Quizás está soñando que camina por ahí entre sus tetas. Si lo vieras, hasta dirías que se te parece. Puede que mañana se te parezca tanto que tú ya no existas. ¡Mierda! ¡Mañana es domingo! Veintisiete. 
                                   

jueves, 7 de julio de 2016

CINCO O SEIS VUELTAS DE CAMPANA CEREBRALES

 Anoche, mientras medio escuchaba las noticias del telediario, brotaban malas nuevas de la boca de la presentadora, desde Rusia, esta vez. Entonces la cabeza me dio cinco o seis vueltas de campana, y me puse a pensar en las pocas buenas noticias que nos llegan desde aquel lado del muro de ¿los Urales? Excepto por sus alegrías olímpicas, casi todo lo que se oye de Putin y los suyos o nosuyos es malo, o muy malo. Así que a la tercera vuelta de campana, ya andaba yo buscando motivos para absolverlos de su terrible fama contemporánea. Podría haber pensado en la revolución y sus pasajeras consecuencias, o en cómo se resistieron a las tropas hitlerianas hasta hacerlas rendirse de puro invierno. Pero no. Se me vinieron a la cabeza, esto sería ya la cuarta vuelta de campana, los formalistas rusos que me hicieron empollar en primero de carrera. Desde el minuto uno en que logré comprender a uno de ellos, me enamoré de su teoría sobre qué es la poesía. Aseguraban que la poesía es el arte de hacer de lo común algo extraordinario e irrepetible. Así es. La poesía tiene la capacidad de provocar un efecto de singularización de la realidad. Digamos que un suceso común y corriente que pudiera pasar inadvertido, se convierte en un evento irrepetible e inolvidable. Se llama desautomatización, una metamorfosis que sólo el lenguaje posee. O quizás tú también. 
Cuando El Principito afirma que aquel zorro era semejante a cien mil otros, pero yo lo hice mi amigo y ahora es único en el mundo, Saint-Exupery está convirtiendo el proceso de la amistad en un momento único e insuperable. Por seguir con referencias rusas, piensa en Ana Karenina, y sus viajes en tren. Tolstoi tuvo la habilidad de convertir aquella máquina producto de la endiablada Revolución Industrial, en una metáfora de los vaivenes sentimentales de la rancia aristocracia rusa del siglo XIX. Y Ana pasó de ser una mujer más de ese hábitat, a convertirse en una mujer irrepetible e inolvidable. 
¿No te parece increíble? Sólo la literatura, y a veces la música y el cine, son capaces de hacer toda esta magia. ¿No te parece genial la idea de que algo completamente insustancial pueda tornarse excepcionalidad? A mí sí que me lo parece. Esa técnica de extrañamiento es fascinante, porque no me digas que no te mola que te cuente que te he esperado siete vidas, o que compare los lunares de tu espalda con una galaxia que sólo yo puedo abarcar en diez segundos.
                                    
                                                                                                                                                              
Así que buenas noticias: el resto de los seres humanos, con un poco de inspiración y otro poco de labia en el momento oportuno, podemos crear la magia de lo único. Seguro que a todos nos ha pasado: hemos idealizado y por ende convertido en único a un solo sujeto, diferenciándolo claramente del resto de los mortales, en esa fase de enamoramiento que suele durar dos o tres meses y que algunos saben extender al resto de sus vidas. ¿Por qué preferimos a un organismo frente al resto del mundo? ¿Por qué tú me eliges a mí, por ejemplo? ¿Por qué yo, a pesar de mi habitual pesimismo, a pesar de mis enredos y mis vueltas de campana (sin poesía, pajas mentales), a pesar de mi empeño en fumar mucho, comer mal y dormir poco, a pesar de que creo tenemos poco en común? ¿No será que tú también posees ese mecanismo de singularización, o dicho de modo becqueriano, no será que tú también eres poesía?
Eso explica que a la quinta o sexta vuelta de campana cerebral, de repente interrumpiera a la presentadora de su exposición en tono Times New Roman dieciséis, me levantara de un respingo del sofá, me arrodillara frente a ti, y te dijera, no te me vayas nunca, por favor. Entonces tú me respondiste que nunca te irías, no, claro que no, totalmente endecasílaba, acompañándote de uno de tus besos Franklin Gothic dieciocho.
              
                             
Who wants to love somebody like me?
You wanna love somebody like me?
If you could love somebody like me,
you must be messed up too.