WHISPERS IN THE DARK: Mumford and Sons

Muchos de ellos han repetido ya: Guetta, Rihanna, Jesse y Joy, Pink, de la que ya casi podemos asegurar que está vendiendo uno de los mejores discos del año, o el mejor. En el caso de Mumford and Sons, las canciones de Babel, su disco, podrían pasar a categoría de mejores de 2013, y eso que en España los 40 principales los vetan y no entiendo por qué. Ya te los presenté en http://javierbarbagarzon.blogspot.com.es/search/label/Mumford%20and%20Sons  y desde entonces sólo los he oído siendo radiados por Europa FM. Nunca terminaré de entender el mundo de las discográficas y sus extrañas estrategias.
Hay grupos que componen música de la buena, y no entro en si es música comercial o no, que ya sabéis que me encanta y por tanto para nada la rechazo. Pero es que la letra de Mumford and Sons es digna de análisis exhaustivos. Te presento Whispers in the Dark, susurros en la oscuridad: la canción donde Dios bajó de los cielos para hablar con Marcus.
                               
 
                                             
 
LETRA DE WHISPERS IN THE DARK (SUSURROS EN LA OSCURIDAD)
 
YOU HOLD YOUR TRUTH SO PURELY
SOSTIENES TU VERDAD DE UNA FORMA TAN PURA
 
SWERVE NOT THROUGH THE MINDS OF MEN
QUE NO CAMBIAS DE PARECER NI CON LA MENTE HUMANA
 
THIS LIE IS DEAD
ESTA MENTIRA ESTÁ MUERTA
 
THIS CUP OF YOURS TASTES HOLY
ESTA COPA TUYA SABE A GLORIA
 
BUT A BRUSH WITH THE DEVIL CAN CLEAR YOUR MIND
PERO UN ROCE CON EL DIABLO TE PUEDE HACER VER LA VERDAD
 
AND STRENGTHEN YOUR SPINE
Y FORTALECER TU VOLUNTAD (spine=columna vertebral)
 
BUT FINGERS TAP INTO WHAT YOU WERE ONCE
PERO EL PODER (LOS DEDOS) TE DEVUELVEN A LO QUE ANTES ERAS
 
AND I'M WORRIED THAT I BLEW MY ONLY CHANCE
Y ME PREOCUPA HABER MALGASTADO MI ÚNICA OPORTUNIDAD
 
WHISPERS IN THE DARK: "STEAL A KISS
SUSURROS EN LA OSCURIDAD: "ROBA UN BESO
 
AND YOU'LL BREAK A HEART
Y TE ROMPERÁS EL CORAZÓN
 
PICK UP YOUR CLOTHES AND CURL YOUR TOES
RECOGE TU ROPA Y APRIETA LOS DEDOS DE LOS PIES

LEARN YOUR LESSON, LEAD ME HOME"
APRENDE LA LECCIÓN, LLÉVAME A CASA"

SPARE MY SINS FOR THE ARK
GUARDA MIS PECADOS PARA EL ARCA

I WAS TOO SLOW TO DEPART
FUI DEMASIADO LENTO PARA SEPARARME (DE TI)

I'M A CAD BUT I'M NOT A FRAUD
SOY UN CANALLA PERO NO UN FARSANTE

I'D SET OUT TO SERVE THE LORD
MI INTENCIÓN ERA LA DE SERVIR AL SEÑOR

BUT MY HEART WAS COLDER WHEN YOU'D GONE
PERO MI CORAZÓN ESTABA MÁS FRÍO CUANDO TE HABÍAS IDO

AND I LOST MY HEAD BUT I FOUND THE ONE THAT I LOVE
Y PERDÍ LA CABEZA PERO ENCONTRÉ LA PERSONA QUE QUIERO

UNDER THE SUN, UNDER THE SUN
BAJO EL SOL, BAJO EL SOL

BUT FINGERS TAP INTO WHAT YOU WERE ONCE
AND I'M WORRIED THAT I BLEW MY ONLY CHANCE
FINGERS TAP INTO WHAT YOU WERE ONCE
AND I'M WORRIED THAT I BLEW MY ONLY CHANCE

BUT MY HEART WAS COLDER WHEN YOU'D GONE
AND I LOST MY HEAD
LET'S LIVE WHILE WE ARE YOUNG
VIVAMOS MIENTRAS SEAMOS JÓVENES

WHILE WE ARE YOUNG (X3)
MIENTRAS SEAMOS JÓVENES

Aparte de la división del clip en cuatro minisecuencias que terminan con un punto de encuentro (te invito a seguirlas todas a la vez, es un ejercicio de brain-training que a mí me ha terminado diciendo que mi edad cerebral es de 80), la letra de la canción es bastante simbólica, y encierra mucho significado, por lo que me he decidido a explicarte mi personal interpretación de la misma. Y como siempre insisto: no hay verdades absolutas, y menos a la hora de interpretar palabras. Así que tómate mi interpretación como una opinión, que no va a misa, nunca mejor dicho.

En las tres primeras líneas, Marcus (el cantante) se dirige a Dios para decirle precisamente que el hecho de que su verdad sea tan incuestionable, tan irreversible, que ni siquiera se flexibiliza (swerve) al juzgar al ser humano, que por naturaleza es inestable, incoherente y que esconde dentro de sí tantos tonos de grises, que al final la verdad, la de Dios, ha muerto, se ha caído, ya no es válida. Marcus ya ha comenzado cuestionando la autoridad de Dios sobre él.

Cuando dice que esta copa tuya sabe a gloria, Marcus admite las bondades del señor, pero inmediatamente afirma que un encuentro con el diablo, el mal, el pecado ha sido determinante para liberarlo y le ha dado voluntad propia. (strengthen your spine= fortaleciendo mi voluntad), por lo que asume lo que ya muchos pensábamos: que la fe resta razón, y por tanto entendimiento, libertad para pensar, el paso anterior a ser libres, escala anterior a la sensación de felicidad.

Podría haberse quedado Marcus en esta reflexión, pero como los seres humanos vamos y venimos, Marcus da un paso atrás y advierte: but fingers tap into what you were once, los dedos te devuelven a lo que antes eras, en donde los dedos representan el poder de Dios, que te devuelven de nuevo a la fe, al recordar que Dios sigue ahí aunque lo hayas abandonado, y esta vez aparece con la peor de sus estrategias, con la más sucia: el miedo. Y Marcus teme haber perdido la posibilidad de ser salvado, pecador. And I blew my only chance... haber perdido la oportunidad de vida eterna y salvación.

Aquí es donde viene la voz de Dios. No he encontrado en internet ninguna letra que marque los dos puntos ni las comillas, pero he decidido ponérselas para expresar que los susurros en la oscuridad son la voz de Dios que habla: "si robas un beso, romperás un corazón, recoge tu ropa y aprieta tus dedos, aprende la lección y llévame a casa". La expresión de robar un beso hace alusión a la infidelidad que Marcus está planeando, o que ha llevado a cabo, pero los susurros de la oscuridad, Dios, representado siempre en forma de arrepentimiento, de moral, de censura, de falta de libertad, le advierte de cómo acabará lo que mal ha empezado (romperás tu corazón), le pide que recoja su ropa, la que se ha quitado en su infidelidad, y que apriete los dedos de los pies en señal de vergüenza, que lo devuelva a casa (lead me home), y que aprenda la lección.

Guarda mis pecados para el arca (spare my sins for the ark) es la contestación de Marcus que le pide que los pecados que haya cometido le sean juzgados el supuesto día del juicio final, y en la siguiente frase parece que Marcus se afianza en su decisión (fui demasiado lento en apartarme de ti): se arrepiente no de su pecado, sino de no haberlo hecho antes (bien!!!). Soy un canalla, pero no un fraude. Actúo con coherencia. No vivo una farsa. Soy coherente con mis sentimientos. Si el hombre estaba hecho para servir a Dios, ¿por qué su naturaleza está llena de sensaciones terrenales?

Reconoce la frialdad o el vacío que le ocasionó el separarse de Dios (my heart was colder when you had gone), pero encontró a la persona que quiere bajo el sol, en el aquí y el ahora, sin pensar en el más allá, y la repetición de under the sun, under the sun es un canto al disfrute de lo que la vida, la del aquí y el ahora nos ofrece.

Así que el grupo no renuncia a su fe, pero sí al modo de vida que la fe le ha impuesto. No renuncia a Dios, pero sí que lo coloca en standby, para ver qué puede encontrar en esta vida, y que ésta, la terrenal, le ofrezca la posibilidad de encontrar si no la felicidad, sí, LA ALEGRÍA (continuará).

                              


JESUSITO DE MI VIDA

No eres niño como yo, por eso en la noche te temo tanto, que ni te doy mi corazón. Jesusito de mi vida, que nunca creí en ti, porque te vistieron de juez, para condenar mis pecados, porque te utilizaron para matar en tu nombre, porque tus ojos que todo lo veían me asustaron por indiscreto, porque siempre supe que no me dejarías ser feliz.
Padre nuestro que estás en los cielos, menos temido sea tu nombre, que no venga a nosotros tu reino si es para hacernos a todos iguales, que no venga a nosotros tu reino si la diversidad se convierte en totalitarismo, hágase tu voluntad en lo que a ti compete por si acaso me tomas manía y tus retos son duros, que quiero una vida fácil y sin sacrificios, y que se haga la mía en lo que a mí compete, que conozco una palabra llamada libertad y la aprecio demasiado. Que tu voluntad sea la de ayudarme a cambio de nada, que si estuviera en mis manos ayudarte yo a ti, lo haría con gusto, a cambio de nada, así en el cielo como en la tierra. El pan nuestro de cada día lo compramos en el súper, que está a cuarenta y cinco céntimos, y de una forma u otra, siempre me llega, no como a esa pobre mujer que ha puesto un cartel en los contenedores de basura que reza así: "porfabor no hechen el pan dentro del con tenedor", así que ya sabes, si sobra pan por allí arriba, haz como yo hago últimamente: mételo en una bolsa cerrada y lo dejas junto al contenedor, que seguro alguien le saca provecho, no veas como andamos por aquí. Perdona si te ofendo, y si en tus manos está, enseña a la gente a que no ofenda, que no hay nada más desagradable que una palabra ofensiva. Si la tentación  huele a sexo, y pasas por mi lado, empújame a ella; eso sí, a ver si le echas la bronca a tu representante en la tierra para que defienda a capa y espada el uso del condón en todo el mundo, que tú sabes que hace mucha falta, y seguro que te hace caso, que ese tal Francisco parece mucho más simpático, ¿no crees?. Y por supuesto, si nos puedes ayudar a que nos libremos de todos los males (dígase, catástrofes, terrorismo, mercados fantasmas, agencias de calificación, machistas, maltratadores, y cualquier tipo de persona que acabe en -fobo) hazlo, no lo dudes, haz que vuelva a nacer y que le vuelvan a enseñar el valor de la palabra, el valor de la comprensión al otro, el valor de la empatía y la tolerancia. Jesusito de mi vida, que eres niño como yo. Te he construido a mi parecer, y por eso te he vuelto a querer. Amén.


                                      
 

La primera vez que Rocío se quitó a Dios de encima fue cuando por primera vez se afeitó las piernas. Su marido por fin había muerto, y Carlos no tuvo más remedio que llevársela a su casa de la playa donde él apenas vivía con María. Nunca había hecho aquello de afeitarse las piernas; apenas tenía cuatro pelos, pero como le hacía ilusión aquello de ponerse un bañador y dar un paseo por la playa, le pidió a su futura nuera que la acompañara a probarse uno, que a ella cualquiera le agradaría. María le contestó que estaba demasiado ocupada, y que para eso tendría que irse a Motril o a Málaga, que en el pueblo no había tiendas de tallas especiales. Así que Rocío, sin dudarlo, se preparó a conciencia para uno de los momentos más imborrables de su vida: la prueba del bañador. Nunca pudo imaginar que los prolegómenos serían aún más imborrables. Rocío se quitó la falda larga y la tiró al suelo, llenó la bañera de agua caliente, se quitó sus bragas XXL,  se tumbó en la bañera, y empezó a deslizar una cuchilla usada por su hijo Carlos a lo largo de sus piernas gruesas y recortadas. Rocío sintió cómo su cuerpo se iba transformando a cada pelo tumbado, que cada uno de ellos quizás representaba un año al lado del monstruo que la tapó, una bofetada de su difunto maltratador, una palabra en tono amenazante de la boca de su marido, un silencio impuesto por el hombre que vivió con ella durante tantos años como pelos flotaban en la bañera, el hombre, el marido, el maltratador, el monstruo, el Dios de Rocío, al que tanto respeto le tenía, y por el sus ojos siempre vieron. Alegría.


                                


Almudena, que había siempre vivido ajena a cualquier Dios que no fuera Mick Jagger, era tan antipática y seria, que nunca se reía. Con Cristina en cambio empezó a sonreír hasta que terminó riendo como una niña. Nadie la creería si Cristina contaba que Almudena sabía reírse, así que le comentó a la neo-risueña que colgaría un hashtag de su risa que se convertiría en trending topic, y un acontecimiento importante en face, que obtendría más me mil "me gusta"s. Almudena, al escuchar esto, que tampoco es tan gracioso, empezó a revolcarse por el suelo con una risa que la dejaba totalmente fuera de control al más puro estilo Pepa Pig. Ella no lo sabía, pero en aquel ataque de risa atroz, estaba viendo a Dios con forma de mujer, con las tetas redondas de Cristina, con el cabello rubio y dulce de Cristina, y con la voz aterciopelada de Cristina. ¿De verdad me vas a tuitear aquí tumbada en tu cama? Y Dios se fue. Era domingo.

                                       
La madre de Almudena, Esmeralda, no creía a Dios capaz de meterse en las mentes ajenas, por lo que aquello del noveno mandamiento era como una especie de estafa. Así que cuando Esmeralda se encontraba a solas con el póster de una estrella de cine antigua comenzaba su retahíla de pensamientos impuros, se tiraba al suelo, y decía padecer de un intenso y repentino dolor de cabeza que la llevaba a la cama media tarde con la sola compañía de un vaso de agua y dos aspirinas. Esmeralda se reincorporaba a las dos o tres horas, con Dios en sus ropas, en sus manos, pero no en la mente más honda, donde nadie es capaz de llegar, se decía.

                                     


Tú en cambio sí que lo llevas siempre encima, a Dios. Te acompaña y te da esa luz especial que siempre desprendes hagas lo que hagas, o por mal que lleves las cosas. Tú crees en él y él está contigo. Lo noto en tu sosiego, en tu esperanza nunca rota, en tu ilusión infinita e inagotable, porque dices notar su acompañamiento, dices sentirlo dentro de ti. Me has hecho volver a crear un puzzle a base de piezas rotas. Le he quitado la iglesia, la fantasía, y la fe incuestionable. Me he olvidado del pasado y de los pellizcos que las monjas me daban en las mejillas por ser zurdo. He creado un nuevo dios que a veces me ilumina, lo he creado a imagen y semejanza de mis deseos, y he confiado en Él. Son las tres a.m. Esta noche quizás susurre en la oscuridad... Jesusito de mi vida, tú eres niño como yo.





Feliz día a los ateos que no imponen y a los creyentes que tampoco. Y a ti mi vida, que Dios te bendiga.
 
 
 

CECI N'EST PAS UNE LEÇON: Stromae

Dos de mis últimas entradas tienen autoría francesa, por lo que quizás pienses que me estoy afrancesando en esto de las canciones. Y sería fácil para mí responder que sí debido a ese estado permanente de protesta interna o externa en el que algunos nos encontramos. Recuerdo que durante los años de la guerra contra Iraq, en los que la sociedad española demostró un altísimo grado de madurez e independencia ideológica, algunos decían querer ser alemanes, por aquello de que las voces de Schröeder y Chirac eran las que más disentían de aquella intervención, y entre ser alemanes o franceses optaban por lo primero. Opción política, adivino. Sea como sea, hacer hipótesis sobre la nacionalidad que nos gustaría tener me parece absurdo, sobre todo si ésta varía en función del momento político de cada país. Sin que mi identidad nacionalista me preocupe en exceso, seguiré siendo español, o al menos eso dice mi DNI, y sin querer hacer comparaciones generalizadas que no llevan a buen puerto, me enorgulleceré al menos de que los españoles no hicimos tanto ruido como en el país vecino cuando se aprobó el matrimonio igualitario, que hay que tener miras muy estrechas para que la aprobación de una ley que a un heterosexual no afecta, lo saque a la calle, no para protestar por tus derechos, no para reivindicar algo que es tuyo, sino para que a otros que aspiran tener lo mismo que tú, no tengan la posibilidad de hacerlo. ¿Esto no da qué pensar?
 Así, con este tirón de orejas al país vecino, comienzo esta entrada con una de las canciones que más me ha sorprendido en los últimos años: ceci n'est pas une leçon, esto no es una lección, que en realidad sí puede serlo, pues Stromae se fue a una concurrida calle de Bruselas, simuló estar borracho como un cuba, mientras una cámara oculta lo grababa. Durante el rodaje, lo más llamativo son unos policías que confesaban ser admiradores y que se acercaron a él para ver si lo podían ayudar, y sobre todo, la gente que sin apenas valor para acercarse a él, se sacaban los móviles de bolsos y bolsillos para inmortalizar ( o rentabilizar) el momento. Sorprendente, cuanto menos sorprendente la idea de este cantante, que ya ha alcanzado el éxito en Europa con canciones como Alors on Dance en 2009:
 
                                                            ALORS ON DANCE
 
 
En este vídeo comienza Stromae a remover conciencias representando al hombre de clase media en su puesto de trabajo que de deja llevar como si fuera una marioneta por el resto de sus tristes circunstancias: una madre que no le deja ver al niño, un homeless al que va a ayudar y le arranca la chaqueta, y unos amigos que lo llevan a bailar, que lo zarandean sin que él tenga la oportunidad de decir no.
                                                                   TE QUIERO
                                    
En este Te quiero vemos violencia familiar asumida con naturalidad por parte de quienes la ejercen, y recibida con sorpresa y estupor por las pupilas de un niño. La vida después continúa, y ellos siguen sonriendo. La hipocresía es parte de ese mundo de apariencias donde la violencia, simulada o no, parece ocupar un parte importante.
 
Y ahora vuelve en 2013, a destapar conciencias con las palabras de un borracho al que nadie prestaría atención si no fuese porque es un famoso, y a destapar conciencias, porque ésos del vídeo somos tú, yo o cualquiera, esperando el autobús en un sitio cualquiera y en un día cualquiera. No está mal de vez en cuando mirarse al espejo, y comprobar qué hacemos, escuchar el canto de un loco y sentir cómo aligeramos nuestros pasos, porque creemos que nuestra integridad física corre peligro, pero en realidad huimos porque llevamos tapada la conciencia, y no queremos que nadie nos la tire por el suelo.  
 
                                                   CECI N'EST PAS UNE LEÇON
   
 
1-CECI N'EST PAS UNE LEÇON
ESTO NO ES UNA LECCIÓN
2- FORMIDABLE, FORMIDABLE
FORMIDABLE, FORMIDABLE
3-TU ÉTAIS FORMIDABLE, J'ÉTAIS FORT MINABLE
FUISTE FORMIDABLE, YO FUI TAN PATÉTICO
(aquí reside gran parte del peso de la canción con el juego de palabras en francés entre formidable=formidable, y fort minable= bastante patético)
4-NOUS ÉTIONS FORMIDABLES, FORMIDABLE
FUIMOS FORMIDABLES, FORMIDABLE...
    2-3-4
5-EH LE BÉBÉ OUPS: MADEMOISELLE, JE VAIS PAS VOUS DRAGUER, PROMIS, JURÉ 
EH, EL BEBÉ, UPS, SEÑORITA, NO TE VOY A HACER NADA, LO PROMETO, LO JURO,
6- JE SUIS CÉLIBATAIRE ET DEPUIS HIER PUTAIN
ESTOY SOLTERO Y ADEMÁS DESDE AYER, JODIDO,
7- JE PEUX FAIRE L'ENFANT MAIS BON C'EST PAS...EH! REVIENT!
NO PUEDO TENER UN NIÑO, NO...EH, ¡VUELVE!
8- 5 MINUTES QUOI JE T'AI PAS INSULTÉ, JE SUIS POLI, COURTEOUIS,
SÓLO CINCO MINUTOS, QUE NO TE HE INSULTADO, QUE SOY EDUCADO Y CORTÉS
9- ET UN PEAU FORT BOURRÉ ET POUR LES MECS COMME MOI
Y UN POCO BASTANTE JODIDO Y PARA LOS TÍOS COMO YO
10- VOUS AVEZ AUTRE CHOSE À FAIRE
TIENES OTRA COSA QUE HACER
11- VOUS M'AUVRIEZ VU HIER, OÙ J´ÉTAIS FORMIDABLE (2-5)
SI ME HUBIERAS VISTO AYER, ESTUVE... FORMIDABLE
12- ET TU T'ES REGARDÉ, TU TE CROIS BELLE PARCE QUE TU T'ES MARIÉ
¿Y TÚ TE HAS VISTO? TÚ TE CREES GUAPA PORQUE TE HAS CASADO
13- MAIS C'EST QU'UN ANNEAU MEC, T'EMBELLES PAS
ESO NO ES MÁS QUE UN ANILLO TÍO, NO TE EMOCIONES
14- ELLE VA T'LARGUER COMME ELLES FONT CHAQUE FOIS
ELLA TE VA A LARGAR COMO SUELEN HACER
15- ET PUIS L'AUTRE FILLE TU LUI EN A PARLÉ?
¿Y YA LE HAS HABLADO DE LA OTRA CHICA?
16-SI TU VEUX JE LUI DIS COMME ÇA C'EST RÉGLÉ
SI QUIERES YO SE LO CUENTO Y ASUNTO RESUELTO
17-ET AU PETIT AUSSI, ENFIN SI VOUS EN AVEZ
¿Y AL NIÑO? SI ES QUE TIENES...
18-ATTENDS TROIS ANS, SEPT ANS ET LA VOUS VERREZ...
ESPÉRATE A QUE CUMPLA TRES O SIETE AÑOS Y LO VERÁS...
FORMIDABLE! (2-4)
19-  EH PETITE, OH PARDON PETIT
EH PEQUEÑA, OH! PERDÓN! PEQUEÑO
20- TU SAIS DANS LA VIE Y'A NI MÉCHANT NI GENTIL
TÚ SABES QUE EN LA VIDA NO HAY GENTE MALA NI BUENA
21- SI MAMAN EST CHIANTE C'EST QU'ELLE A PEUR D'ETRE MAMIE
SI MAMÁ ES UNA PESADA ES PORQUE TIENE MIEDO DE SER ABUELA
22- SI PAPA TROMPE MAMAN C'EST PARCE QUE MAMAN VIEILLIT
SI PAPÁ ENGAÑA A MAMÁ ES PORQUE MAMÁ ESTÁ ENVEJECIENDO
23- POURQUOI T'EST TOUT ROUGE? BEH REVIENS GAMIN
¿POR QUÉ TE SONROJAS? NO TE VAYAS, CHICO
24- ET QU'EST-CE QUE VOUS AVEC TOUS A ME REGARDER COMME UN SINGE?
¿Y QUÉ OS PASA A TODOS QUE MI MIRÁIS COMO SI TUVIERA MONOS EN LA CARA?
25- AH VOUS ETES SAINT, VOUS BANDE DE MACAQUES!
¿ACASO SOIS SANTOS? PANDA DE MACACOS
26- DONNEZ MOI UN BÉBÉ SINGE, IL SERA...
DADME UN BEBÉ MONO, ÉL SERÁ...
                                                        Formidable!
 
 
   Las formas de inquietar a la conciencia son muchas. Un escrache. Una pintada en la pared. Un artículo que te haga reflexionar. Odio la expresión yo duermo con la conciencia tranquila, porque la conciencia nunca está tranquila. Es un trozo de carne mordido por la inconciencia que siempre se está quejando por no tener status quo.
A veces la inconciencia consigue ascender hasta los niveles de la conciencia y rompe esta última de manera que podemos perder nuestro honor tan cuidadosamente construido con apariencias de normalidad a lo largo de muchos años. Michael solía escaparse a la ciudad para dejar derramar su mala conciencia, colmada con unas gotitas de ron, y se ponía a dar gritos en la habitación de su hotel. Le dolía la impotencia sexual, le dolía cómo el tiempo se le escapaba de las manos, le dolía ver sus brazos tornarse débiles, le dolía oler a Jules por todos sitios. Pero dejaba escapar su angustia a través de gritos contra su propio país, disfrazado de beat en pleno siglo XXI.
A Carlos le dolía el país de Nunca Jamás donde lo metió María, y en el que nunca encontró fronteras que lo dejaran salir. Se dejó alimentar por la dueña de la casita de chocolate para engordarse, engordarse, convertirse él también en chocolate, y ser devorado por las fauces del arte.
A María le dolía un secreto: no haber escuchado a su amiga Silvia que le pidió socorro con innumerables mensajes de texto. Silvia decía estar viendo un monstruo que al principio la asustaba, pero que después más se asustaba de ella misma, por su incontenible atracción al monstruo de la pared. Desde que Silvia murió, la mala conciencia dictó a María no acercarse demasiado a un hombre, ni a un espejo, por si la imagen que reflejase no fuera formidable, sino desgraciada (fort minable).
La conciencia a veces te la destapan otros, pues tú sabías muy bien como guardarla. Escarnio.
 
A Ana le aterrorizaba ver cómo después de perder la posibilidad de esconder un objeto, o de hablar para explicarse, Jaime estuviera en posesión de su objeto más valioso: el teléfono móvil, único objeto en el mundo que guardaba entre sus memorias la historia que iba a tener con Luis-30, y sus poses de piernas abiertas y desnudas. Fort minable.
A Toni se lo tragó la tierra cuando la prensa amarilla sacó a un testigo del asesinato de Mary O'Donson, que aseguraba haberlo visto salir de la casa, semidesnudo y con esparadrapos  en la boca. Los ojos de Rocío, su mamá, lo condenaron a la vergüenza eterna. Fort minable.
A Almudena se le cayó el rostro en el suelo para no recogerlo jamás cuando su mamá, Esmeralda, sacó una verga de goma de su cajón, y se puso a dar gritos de espanto, sacando como conclusión que Almudena necesitaba de eso, tan joven. La pobre chica se murió de vergüenza porque su madre vio en la existencia de aquel falo una prueba de la femineidad de ella, lo que resultó más vergonzoso que el verdadero motivo para el que lo utilizaba: vestirse de hombre. Fort minable.
A Mimi no se le cayeron los ojos y sus afiladas orejas cuando todo el mundo supo de su profesión anterior, que ella había intentado tapiar a base de una vida recogida en la cocina. Lo peor para ella fue cuando la policía encontró entre los secretos de Mary O'Donson, unas cartitas de medio amor, y subidas de tono escritas entre Mimi y Mike, hijo de Michael y la asesinada. Mimi se tapaba la cara con la almohada y se frotaba fuerte contra ella, para nublarse la vista y alejarse de la realidad que no sabía asumir, después de prometerle a Michael que él sería el último hombre en su vida.
Y así despertaron y se anestesiaron conciencias. Tapando y destapando pequeñas infamias (1) que nadie habría querido destapar, y que ahora arrastraban como mulas por cualquier sitio que caminasen, como si llevaran un estigma a la rastra, una letra escarlata grabada con fuego en sus pechos. Todos culpables. Todos formidables. Todos desgraciados.
 
 
                                      
dúlteros no
 
 
 
parentes.
1- Cito así la novela que me inspiró estas historias.



CERO: Dani Martín

Me preguntas si estoy impaciente por escribir esta entrada y digo sí, que Dani Martín ha vuelto después de dos años, que ya ha sido número uno en iTunes, y ahora es la canción más vendida en España. Es la primera vez que al madrileño le ocurre esto desde que comenzó su carrera en solitario, que tan poco lleva tanto. Me imagino que si eres de España , lo conoces. Y si no, quizás no hayas oído hablar de El canto del loco, el ya mítico grupo del pop español del que proviene.
Son muchas las canciones que recuerdo haber escuchado de este grupo, pero a medida que pasa el tiempo, al final sólo una destaca entre todas:
 
                                                      LA MADRE DE JOSÉ (2002)
                       
Qué recuerdos fiesteros los de esta canción. Lo tenía todo: ritmo, letra y un punto de locura buenísimo. Y qué imaginación con la madre de José. Yo me la imaginaba rica, oliendo a Channel, calzando tacones, vistiendo Dior, sabiendo a fresa, y con muchas, muchas curvas. Y no me avergüenzo porque no creo que fuera el primero. Se me viene a la mente un habitante de este blog, cuya primera fantasía fue la madre de... Mike, su amigo Mike. A Barto apenas le cabía en la cabeza que la madre de un amigo estuviera tan buena, que las madres tenían que ser gordas, vestir con ropas anchas, oler a lejía, saber a caricias en el pelo, y caminar cabizbajas, que así lo hacía la suya, aunque cuando murió su padre algo se esmeró, pero Rocío, Rocío siempre sería Rocío por mucho que ahora fuera a la peluquería de señoras mayores. Así que Barto conoció sus primeras experiencias oníricas a través de sucios pensamientos con Mary O'Donson, que como la madre de José sabía a fresa, tenía muchas curvas y calzaba tacones. Y hasta las diez de la mañana dale que dale, Jo-sé.
Siguiendo con Dani Martín, me imagino que su carrera profesional no estuvo demasiado apegada al grupo, porque hizo su incursión en el cine y en las series, y aunque no tuvo gran éxito, al menos lo intentó, y creo que es una de las caras más amables y queridas de este país, con su voz de macarrilla amable, tan imitada pero tan irrepetible. Otra de esas canciones irrepetibles fue el dueto que se marcó con Amaia Montero: Puede Ser.
 
                                                   
El canto del loco se acabó y quedaron Dani Martín con su disco Pequeño, y su primo El Pescao, cuyas canciones eran bastante más estéticas que su nombre artístico.
 
                                            BUSCANDO EL SOL (2010) EL PESCAO
                                    
 
Dani Martín ha vuelto con un disco que saldrá a la luz en octubre y de cuyo nombre nadie se ha acordado de poner aún, pero ya nos han adelantado dos canciones, Caminar:


                                  
 ...que es el single que ha sacado en América (estrategia comercial, supongo), y ...
                                            
                                                                         CERO
                                        
El novelista y profesor de cine Enric Pardo habla de Cero como la canción que necesitas escuchar. Porque has metido la pata. Lo sabes. No pasa nada, todos hemos metido la pata alguna vez...pero por mucho que quieras, no puedes estar toda la vida mirando atrás. No se puede volver al pasado... podemos mover el pasado al presente, a este punto en el que estamos todos, y que todo vuelva a girar, que todo vuelva a empezar, mañana"
 
Y en esta canción estaba yo pensando cuando María Eugenia, a la que ya conocéis los que venís por aquí, me propuso escribir una historia a medias, a ver qué nos salía, y me plantó un título ya de por sí sugerente, que no tenía nada que ver con la historia en sí, sino con la forma de crearlo: Historia a cuatro manos. Me acuso de haber tenido ventaja porque yo propuse la situación, y ella tenía que responder con su propio personaje. Me acuso de no haberme metido en el personaje de la misma manera que ella lo hizo. Y me acuso de poner frente a su personaje, un ser apenas comprensible que le provocó la siguiente exclamación que me llegó al alma: "¡Qué soledad!". Y es que el making off de la historia fue casi tan interesante como la historia, pero todo eso me lo guardo en la cajita de los buenos recuerdos. Así que hoy no empezamos de cero. Juguemos un poco con los números, que si multiplicas más por menos sale menos, y menos por más es menos, que el cero no existía como cifra para los romanos, y que es peligroso tender hacia menos infinito, que me encantaban las matemáticas cuando se volvían surrealistas. A ti por supuesto, te quiero un ocho tumbado. En cada párrafo habla un personaje. Empieza el hombre. Le sigue la mujer, y así hasta que él termina. Para empezar de cero.
 
 
                                             


    MIL DÍAS (HISTORIA A CUATRO MANOS)


"Los dioses no estaban ya, y Cristo no estaba todavía, y de Cicerón a Marco Aurelio hubo un momento único en que el hombre estuvo solo: Adriano"

Gustav Flaubert


«De la piel para dentro empieza mi exclusiva jurisdicción. Elijo yo aquello que puede o no cruzar esa frontera. Soy un estado soberano, y las lindes de mi piel me resultan mucho más sagradas que los confines políticos de cualquier país.»

Anónimo contemporáneo

Acabo de caer en la cuenta. Hace mil días que no te doy los buenos días.


No me apetecen los buenos días si vienen solos, si al pronunciar la frase olvidas que disfruto cómo rozas descuidadamente mi rodilla y tu mano juega, quiere explorar.  Me gustan los buenos días de antaño, dichos quedamente a mi oído, igual a cantos de agua que se desprenden desde lo alto de un cielo que me baña.  Tus buenos días mojados, mis favoritos.


Acabo de caer en la cuenta. Hace mil y un días que rompiste tu promesa. Dijiste que siempre estarías ahí. No te veo. Parece que sigues empeñada en dictar cómo se te ha de querer. El juego de mis manos, como el de los niños, es libre. Mis manos se apagaron cuando impusiste tus reglas y tus “me gusta cuando”. Y tus promesas no eran tales. Llámalas condiciones.


Estoy a mil días de ti y de tus besos.  Fugaces pájaros que anidaban sobre unos labios trémulos.  Las promesas, si acaso existieron, no eran mías, no puedo darte lo que no me pertenece: el tiempo.  No hay condiciones en mi vida que sigue siendo tan tuya como de nadie.  ¿A qué juegan tus manos que son libres?  Las mías siguen atadas a mi espalda, donde las dejaste.   ¿Quieres promesas?


Ya no las quiero. No si eres consciente de ellas. No si me las haces queriendo. No si me observas desde fuera. No quiero un juez que mire desde fuera. No te quiero a ti. Quiero un nosotros. He visto tus ojos dibujando órbitas que no desembocaban en mí. He visto tus rodillas tambaleándose al recibir asteroides que no eran mis manos. ¿Quieres besos en tu ego, o quieres besos  en nosotros? Acabo de caer en la cuenta. No hubo besos en nosotros. No hubo manos y rodillas. Eras tú y yo. Yo tuve un espejismo: vi un nosotros. No existía. Malditos espejismos que han torcido mis visiones. Que tengas un buen día, a mil días de  mí, y de mis besos. A mil días de la lluvia, a otros tantos de mis oídos. Que  también los  tengo, pero me dejaste sordo y ciego de tanto tú. Me acabo de dar cuenta, buenos días.


Y vuelan tus palabras, pero no me tocas.  Pides absurdos, sueñas quimeras.  Qué raro espejismo verme dibujada en tu pupila, como si existiera.   Deja que me muestre: búscame más allá de tus sueños, de los destellos de mis ojos, de los reproches tantas veces oídos,  del nosotros que no se conjuga si tú y yo estamos ausentes.  Deja que te cuente: la angustia que me invadió durante tantas noches dormidas en una cama a la que ya no llegas.  Estoy a mil días de ti y de todo. Bienvenido a mi oscuridad.


Curioso. Me acabo de dar cuenta. No son promesas incumplidas. Es traición. Traicionas mis expectativas y traicionas los tesoros de mi memoria. Y no. No voy a entrar en tu oscuridad. Habito en mis propias tinieblas. Las del niño que nunca se hizo hombre. Las del niño que se escondía en las faldas de su mamá. Acaso me confundí contigo. Persiguiendo los destellos de tus ojos me cegué, y he dejado de ser hombre, de manos que te exploren. He dejado de ser niño, sin ti y sin mi madre. He vuelto a ser feto. Escucho tus cantos matutinos desde este lugar oscuro, y no quiero salir. Yo no amé el cuerpo en el que aterricé. Amé las visiones de tus ojos. A ti no. Nadie me enseñó a hacerlo.  
 
¿Cuántas murallas derribé para llegar hasta ti? agazapado en aquel rincón donde te abandonaste.   Niño jugando a ser hombre, perdido entre los pliegues del tiempo.  Deja de embellecer lo feo, lo sucio, lo básico.  El olor de tu sexo no tiene un nombre que inspire una poesía distinta a la que escriben mis labios.  Te has prendado de la fugacidad de una mirada.  Si tus manos son la pluma que narra esta historia, no puedes amar lo que no se toca.  Me acabo de dar cuenta, los mil días, las mil noches oscuras y los mil kilómetros que me separan de ti no pueden ser desandados.


Me sorprende que me digas que quieras llegar a mí, si hace unos segundos me dabas la bienvenida a tu oscuridad. Lo siento. Son las pupilas de tus ojos. Me han vuelto a cegar.  Y me sorprende que me digas que no puedo amar lo que no toco, si es precisamente lo que tus ojos miran lo que yo amo. Es precisamente el hilo invisible que tus pupilas recorren el que yo persigo como cazador de utopías. Y no. No puedo desandarlos. Porque recorrí caminos hacia atrás, y tú no viniste conmigo. Acércate si quieres a comprobar el olor de mi sexo. Comprobarás que la lírica  de tus labios en mi sexo se ha convertido en una canción de cuna.


Basta. A mil años luz de la oscuridad que te envuelve, un nuevo explorador llegó a estas tierras. Deambuló mis desiertos hacia el sur, en busca de un oasis.   Sembró de minas el territorio desenterrando antiguos tesoros, y esta explosión continua inicia en mis pezones, endurecidos por la voracidad de una lengua que avanza sin resistencias, moja, quema, me acerca al infinito, y me vengo, envuelta en una estela de luz y de fuego.   Me acabo de dar cuenta: ya no te necesito.


Yo a ti sí. Eres esa tierra en la que yo aterricé primero. Intenté pisar la tierra y regarla como pude hasta que tus ojos se dirigieron a otras órbitas. Siento que te dejé seca en tu necesidad de lluvia.


No hay conquista noble en territorio hostil, ni privilegios primeros.  Ya no te pertenezco, vivo escurrida de tus manos, que me dejaron marchitar, sedienta de ti.  


Pero yo miro a través de tus ojos. Lo que ves por ellos, también lo veo yo. No sé qué ocurrió antes, cómo comenzó el ciclo. Si fueron tus ojos, o fui yo. Sentí el explorador en cada paso que daba hacia ti, y me empequeñecí en esta cabaña. Era todo un privilegio sentir que lo que él andaba, yo ya lo había pisado. Y en esta oscuridad pequeña, me escondí, voyeur cornudo. Después de el invierno llegó el otoño. Después de marzo, vino febrero. Y mientras tú mantenías tus pasos de mujer, yo desandaba el tiempo recorrido, perdiendo mi estima, mi tiempo y mi hombría. No fuiste un espejismo. Sí fuiste mi privilegio. Pero el recorrido de tus ojos hacia órbitas ajenas a las de nuestro destino, me introdujo en el agujero del tiempo. Me hice niño. Me metí a los pies de vuestra cama. Me convertí en Electra, casi odiándote a ti, y queriéndolo más a él. Dejé de desear tu piel, para cruzar la frontera y desear la piel de quien se arrastraba por la tuya. Imaginé ser tu piel, recibiendo ese cuerpo ajeno, llenándome de vida como tú, venerando mástiles ajenos y agarrándome a ellos con el placer de quien cree que su vida estaba destinada a dejarse pintar por pinceles firmes, rápidos y abigarrados, que me llenaran de otros tonos. Porque no supe amarte. Porque sólo sé amar lo que tus ojos desean. No sé amar una tierra, sino el cielo que la cubre. Ahora no soy más que un ser escondido en la oscuridad, ni hombre, ni niño, ni bebé. Soy una retrospectiva de mí mismo. Y desde este deseo de lienzo no comenzado, me escondí en el foso. No hay príncipes ni princesas. Sólo tú, la reina que quizás algún día mire a sus pies y me saque de las tinieblas. Bienvenida a mi oscuridad. Ahora sí, buenos días.


Desde lo alto de un cielo que me cubre. Desde las mañanas olvidadas de tus besos mojados, llegué a ti con la inocencia y el asombro de quien todo lo espera.  Otros han recorrido este cuerpo marchito, hambriento.  Te siento respirar al otro lado de la cama sin poder tocarte y te sueño encantador, pronunciando el abracadabra que abre el castillo.  Tú, niño impotente, incapaz de usar la única llave que conduce al tesoro, te has conformado con ser el custodio.   Déjame caer, con sólo pedirlo saltaría al abismo.   Que se desgrane este cielo falso donde gustoso habitarías. Ninguno de los hombres que amas a través de mis pupilas merece tu amor trasnochado, estéril.  Si debo tomar una decisión, elijo cerrar los ojos.


Voy a acercarme a ti. Te daré los buenos días. Cierra los ojos y abre la boca. Abracadabra. Truco o trato. Si sientes el cielo desgranándose en gotas de agua, no me dejes mirar por ti nunca más. Si vuelvo a cincelar tu esfinge, recuérdame que soy Leonardo, y no La Mona Lisa. Éste será el truco. Si por el contrario mis llaves no abren y tu hambre se agranda, te elijo con los ojos cerrados. Éste será el trato. Para al menos sentir que tu oscuridad es la mía.

Autores: María Eugenia Marínez Garcés y Javier Barba Garzón

              http://horizontefemenino.blogspot.com.es/




 

PLEASE DON'T SAY YOU LOVE ME: Gabrielle Aplin

Empezamos hoy con un ruego que me recuerda a la canción más visitada de este blog, y firme candidata por tanto a ser galardonada como la mejor canción de 2013: sí, los que venís mucho por aquí ya sabéis de lo que hablo: no digas nada, ten piedad... y en este caso nos canta Gabrielle que te calles, no digas que me quieres, que puede que yo ya no conteste lo mismo, no porque no te quiera, sino porque ya no te quiero querer...
¿Lo has hecho tú también? ¿Te has montado en ese carrusel donde estás pidiendo que no hablen, pero al mismo tiempo estás gritando que te digan lo que tú quieres oír? que el dolor se te ha subido a la caja del ego y crees que ha llegado tu momento de tapar la boca de quien te mima, de controlar sus palabras y sus acciones, que el dolor te ha otorgado un salvoconducto con el que poder controlar las decisiones del otr@... advertencia: si no lo has hecho nunca, no lo pruebes, pues es adictivo y perderás el salvoconducto al día siguiente, y te costará más de un berrinche volverlo a recuperar...
Gabrielle lo canta en este trabajo que se estrena ya, y con el que pasa definitivamente del mundo YouTube al mundo de las discográficas, que es más rentable, y la chica lo merece... No en vano durante años se la conoció en la red por sus estupendos y conseguidos covers de otros cantantes, y fue su interpretación de una conocida canción la que le dio a Gabrielle Aplin el salvoconducto para poder ahora interpretar sus propias historias.
Estoy hablando de The Power of Love, del grupo Frankie Goes to Hollywood:
 
                                              
Una canción con imágenes navideñas que no habla de Navidad. Una canción que se anunció en 1984 como número 1, siguiendo la hábil estrategia de hechos consumados (anunciarse como número 1 antes de serlo). Una canción que nació (como diría mi hijo) cuando Gabrielle Aplin tenía menos ocho años, pues nuestra estrella de hoy nació en 1992. Y sí, así es el destino, la estrella de la fortuna está rondando por ahí, paralela a ti, sin que tú lo sepas, quizás la conoces, quizás no, pero viaja al mismo ritmo que tú, hasta que por fin os encontráis y descubrís cuán importantes erais el uno para el otro... Cuantas veces hemos soñado tú y yo habernos encontrado antes, haber desperdiciado media vida hasta que nos encontramos desnudos y sonrientes, en esa relativa línea que separaba un 23 de marzo de un 24, yo tu futuro, tú mi pasado, los dos presentes...en esa delgada línea en el tiempo que aún nos mantiene flotando y satisfechos del azar...
 
A Gabrielle la llamaron para hacer un anuncio de las tiendas británicas John Harris, interpretando una de sus favoritas, The Power of Love...
 
                                       
... y desde entonces no ha parado, así que, ni corta ni perezosa se lanzó a la creación de su álbum English Rain, cuyo primer sencillo es Please don't say you love me, un intento de controlar las palabras tuyas, fruto de la soberbia que te da el poder decir que quizás ya no te quiera, pero que vamos a seguir adelante...
 
 
   ...    He leído por ahí algún comentario que afirma que la letra no tiene nada que ver con el vídeo, pero no estoy de acuerdo. En la letra, la chica no se deja decir te quiero por precaución, para que las palabras no vayan por delante de los acontecimientos. Es cierto que un tequiero a destiempo puede precipitar una relación, cosa que a mí me parece fascinante porque demuestra que el lenguaje influye en la actividad humana mucho más de lo que creemos. Ella más o menos le está pidiendo tiempo, y él se deja querer sin promesas. Al principio, el chico (un clon de Olly Mars, el de Troublemaker), empuja el coche cuando éste se para. Desde el momento en que él se enfada por un cruce de miradas con otro, ella, que sigue sin decir tequiero, toma las riendas y se pone a conducir. Una metáfora de que ella está dispuesta a seguir con la relación y a empujar de los dos cuando haga falta. Así que si has llegado hasta aquí preguntándote si ese chico es Olly Mars, la respuesta es no, pero tus dudas están justificadas, y si has llegado hasta aquí preguntándote qué quieren las mujeres que nadie las entiende, te diré que la chica sólo pide calma, que los hechos hablarán por las palabras.                         
 
SUMMER COMES AND WINTER FADES
 
LLEGA EL VERANO Y SE ESFUMA EL INVIERNO
 
HERE WE ARE JUST THE SAME
 
AQUÍ SEGUIMOS JUSTO IGUAL
 
DON'T NEED PRESSURE, DON'T NEED CHANGE
 
NO NECESITO PRESIÓN, NO NECESITO CAMBIAR
 
LET'S NOT GIVE THE GAME AWAY
 
NO ABANDONEMOS EL JUEGO
 
THERE USED TO BE AN EMPTY SPACE
 
ANTES HABÍA UN VACÍO
 
A PHOTOGRAPH WITHOUT A FACE
 
UNA FOTOGRAFÍA SIN CARA
 
BUT WITH YOUR PRESENCE AND YOUR GRACE EVERYTHING FALLS INTO PLACE
 
PERO CON TU PRESENCIA Y TU ENCANTO, TODO ENCAJA
 
JUST PLEASE DON'T SAY YOU LOVE ME
 
ASÍ QUE POR FAVOR NO ME DIGAS TE QUIERO
 
CAUSE I MIGHT NOT SAY IT BACK
 
PORQUE PUEDE QUE NO TE RESPONDA
 
DOESN'T MEAN MY HEART STOPS SKIPPING
 
(y eso) ... NO SIGNIFICA QUE MI CORAZÓN DEJE DE LATIR
 
WHEN YOU LOOK AT ME LIKE THAT
 
CUANDO ME MIRAS DE ESA MANERA
 
THERE IS NO NEED TO WORRY WHEN YOU SEE JUST WHERE WE ARE
 
NO HAY QUE PREOCUPARSE CUANDO VEAS DÓNDE ESTAMOS
 
JUST PLEASE DON'T SAY YOU LOVE ME
CAUSE I MIGHT NOT SAY IT BACK
 
HEAVY WORDS ARE HARD TO TAKE
 
LAS PALABRAS ALTISONANTES SON DIFÍCILES DE ASUMIR
 
UNDER PRESSURE PRECIOUS THINGS CAN BREAK
 
LAS COSAS MÁS PRECIADAS SE PUEDEN ROMPER CUANDO ESTÁN BAJO PRESIÓN

AND HOW WE FEEL IS HARD TO FAKE

Y DE HECHO TODO ESTO QUE SENTIMOS NO ES UNA FARSA

SO LET´S NOT GIVE THE GAME AWAY

POR ESO NO DEBEMOS PARAR AHORA ESTE JUEGO

...

FOOLS RUSH IN AND I'VE BEEN THE FOOL BEFORE

LOS INSENSATOS SE PRECIPITAN Y YO YA HE SIDO UNA INSENSATA

THIS TIME I'M GONNA SLOW IT DOWN

ESTA VEZ VOY A IR DESPACITO

CAUSE I THINK THIS COULD BE MORE

PORQUE CREO QUE ESTO PODRÍA SER MÁS

THE THING I´M LOOKING FOR

DE AQUELLO QUE ANDO BUSCANDO

Así que dejaremos la soberbia del que te pide que no hables, por mentiros@ , o porque ya no vas a recibir la respuesta que esperas, y simplemente la vamos a cambiar para pedirte un poquito de paciencia, que las palabras grandilocuentes también pueden romper lo que está en construcción, que a veces es cierto eso de que no se debe empezar la casa por el tejado...

ALMUDENA Y CRISTINA SE CRUZAN

Treinta metros. Una calle recta. La misma acera. La una en dirección a la otra. La otra en dirección a la una. Una distancia insuficiente como para cambiar de acera, ni para darse la vuelta. Ambas comparten secretos que podrían destruirles el sentido de sus vidas hoy mismo, doce de junio. Se sienten seguras de que no quebrarán ese pacto implícito. No hay tiendas para meterse en ellas y evitar el momento en que se cruzan.
Almudena y Cristina tienen tiempo de recordar el momento en que se encontraron en la red, mientras echan mano del bolso para encontrar un móvil o cualquier artefacto que las libre del temido saludo. Almudena recuerda cuando le dijo "Yo a ti te conozco", y Cristina cerró el vídeo del Skype. Cristina recuerda cómo quedó atenta a las súplicas de Cristina que le pedía que no se fuera, que nadie se enteraría de aquello, ni en la facultad, ni con los amigos del fin de semana. Cristina cedió y se dejaron llevar por las ansias de mujer que ambas reprimieron hasta entonces.

Veinte metros. La señora que caminaba a su lado de repente se ha quedado atrás, y Cristina no sabe si atenuar su ritmo. Sería ridículo salir corriendo. Almudena encuentra el móvil y simula recibir una llamada. Quedaban cada tarde en la habitación de Cristina para dedicarse caricias y lenguas veloces e inquietas. Cristina la miraba con un agradecimiento infinito, a ella y al dios internet, por el favor que les había hecho. Cristina recuerda que se ha dejado el móvil en casa, y que sería de idiotas hacer lo mismo que ella. Cabeza firme. No recuerdes sus gritos, ni sus insultos.

Diez metros. Almudena le lanza unos micromomentos de pupilas dilatadas y Cristina mueve inconscientemente su cuello, como si fuera una cabeza que rueda tras un disparo. Almudena le propuso salir del armario juntas y anunciar matrimonio. Cristina dijo espera. Almudena preguntó ¿No me quieres? Cristina contestó sí, pero no fuerces las cosas. Sigamos con lo nuestro. Almudena gritó desesperada porque el gran amor de su vida le pedía que no forzara las cosas. Almudena midió el amor y se quemó los ojos. Cristina se asustó y no volvió a abrirle la puerta de su habitación, ni la ventana de su skype, ni los corazones del whatsapp. Almudena, adicta a las palabras fáciles, le gritó que se pudriera y que se muriera. Pero no fue ella. Fue su medidor de amor. Almudena la quería demasiado.

Cinco metros. La acera se estrecha y deberían pararse a saludar. Ambas ensayan diferentes saludos (hola qué tal, hola cómo estás, anda, si no te había visto). Tonifican sus gargantas para que no se les escape el gallo que esconde el nerviosismo. Ya no hay tiempo. Sólo saben que estaban destinadas. Cristina le pidió tiempo para no hacer ruido, y Almudena le pidió la vida entera. Pero ambas se querían por igual.

Almudena y Cristina pasan por la misma acera en unos segundos que se hacen eternos. Ambas levantan los ojos al cielo y retuercen sus gestos amables para que ninguno se asome. Almudena y Cristina, que tantos secretos comparten y tanto se aman, han pasado sin saludarse, sintiendo que el momento se ha ido. Almudena se irrita y casi se gira para gritarle puta . Cristina se estremece al recordar el momento en que le dijo por favor, aún no me digas te quiero.


                                     











 
 
 
 
 
 


VOLVÍ A NACER (quiero casarme contigo) : Carlos Vives

 
 
No sé si alguna vez habrás escuchado qué es el vallenato. Es un género musical nacido en los valles del nordeste de Colombia, para situarnos, en la parte de Colombia que da al Atlántico, también llamada la costa del Caribe colombiano. Los instrumentos que utiliza no requieren amplificación: la caja y la guacharaca marcan el ritmo de la canción, mientras que el acordeón diatónico marca la melodía. Sería un vallenato puro, pues el vallenato más comercial se deja contaminar por otros instrumentos como el bajo, las congas y los timbales.
Permitidme mi mayor interés por el origen etimológico de la palabra vallenato, que no es del todo preciso, pues se dan tres tipos de explicaciones para el nacimiento de esta palabra (las palabras también nacen, a mí por ejemplo me encanta parir algunas, o ver cómo otros las paren). Una de las explicaciones al origen de la palabra está en la forma despectiva de llamar a los habitantes de Valledupar, en el departamento de Cesar; la segunda explicación es quizás más divertida, pues se dice que los campesinos que viajaban en mulas, al ser preguntados por su origen, respondían "soy-del-valle-nato", (nacido en el valle); también se asocia vallenato con la confusión de la v con la b, pues a orillas del río Cesar, hubo una enfermedad producida por un mosquito, que dejó a los oriundos más desfavorecidos con la piel manchada de blanco o rosa como los ballenatos.
La canción quizás más conocida del vallenato es La gota fría, que nació de la rivalidad entre dos acordeoneros (los de la Guajira y Cesar), y que terminaron enfrentados en un duelo del que salió victorioso el primero. El desdichado perdedor se escabulló como pudo, y como premio consiguió esta dedicatoria, que sería en su día todo un escarmiento. La canción, como ya sabéis, fue internacionalmente conocida cuando Carlos Vives la interpretó...
 
                                             
Este todoterreno nacido en 1961, que no le hace ascos ni a duetos, ni a recopilaciones, ni a telenovelas, vuelve a invadir los países de habla hispana, con su disco Corazón Profundo, estrenado en abril de este mismo 2013, y del que ya se han popularizado dos canciones:
- Como le gusta a tu cuerpo, con Michel Teló, el brasileño de Ai Se Eu te Pego...
 
  
 
  Y por supuesto, Volví a Nacer, con la que nos vamos de boda este verano, ya, lo sé, no hay verano sin boda a la vista.
 
 
                                        
NOCHES DE VENUS (III)
 
Cansada de que Hacienda los castigara por solteros, Ana empezó a mascullar la idea del matrimonio durante todas las sobremesas y todos los sobreorgasmos, y Jaime, sin mucho entusiasmo, aceptó casarse por todo lo alto en el pueblo de su adorada Ana. Las noches se volvieron cálidas, repletas de amor, sexo y ego. Ana convirtió a Jaime en un modelo cuanto menos preparado para anunciar en Zara, y ella, que desprendía estilo hiciera lo que hiciera, se volvió hábil para el maquillaje, las pruebas fotográficas, las prepruebas fotográficas, la degustación del menú de bodas, la predegustación, y las pruebas del traje de novia que parecía no estar nunca listo. A veces Jaime se cansaba del presobresfuerzo, y se tornaba rebelde. Ana contraatacaba con lágrimas encerradas en la habitación, y Jaime se volvía tierno, y le pedía matrimonio a Ana, con la excusa de que cada vez que la veía llorar, recordaba cuánto la quería, y que con ella volvió a nacer. Así, Jaime y Ana se casaron de blanco ella y negro y dorado él, e hicieron el amor con las ganas del que por fin se desprende de un quehacer pesado, y casi conciben a Carmen, que no llegó tan pronto, y se quisieron felices, y sufrieron felices, sin saber, no sé, que este cuento no ha acabado.
 
                                           
  
 

 
                    

NOCHES DE MORFEO (II)
 
        
Pretendíamos que Morfeo nos abrazara, ¿te acuerdas? La fiesta que parecía no acabar nunca acabó casi sin que los novios se dieran cuenta, y a partir de entonces, sólo pensaban en trabajar, trabajar y trabajar, para que llegara Carmen, para pagar la hipoteca del piso enorme que sustituyó al piso de soltero de Jaime, y en trabajar para poder seguir trabajando, y en dormir para poder trabajar, que ya sabes que no es fácil conseguir un abrazo de Morfeo. A menos que de repente un neurólogo te diagnostique narcolepsia aguda, que no existe cura para esa desdicha, y que tus ataques de sueño se harán cada día más repentinos y prolongados, y entonces te sientes como encarcelado, antes de tiempo, pues pasas de tener una vida normal a conocer una condena, un estigma, una cadena que te recuerda lo que eras, y ya no serás, ni volverás a nacer, que aquella percepción de tu vida que tenías ayer, hoy ya no existe, y que jamás volverá, que no volverás a nacer.
Pero Jaime, tan camaleónico como es, supo adaptarse a su nueva situación, quizás por sobrevivir, quizás por disfrazar la tragedia de comedia, a base de excentricidades que años atrás ni habría imaginado tener.
Jaime se volvió supersticioso. No hubo opción. Un día puso su reloj despertador a las seis cincuenta de la mañana, y su móvil a las seis cincuenta y nueve, y consiguió desprenderse de Morfeo a la primera, así que vaticinó que su enfermedad no avanzaría si ponía siempre su móvil a las seis cincuenta y nueve, con el politono de Tanto la quería de Andy y Lucas, a pesar de la insistencia de Ana en no ser despertada de forma tan hortera, que ni los muebles ni los cuerpos allí yacientes merecían semejante castigo acústico. Pero no siempre tuvo suerte. Insistía en poner el despertador a las x menos diez y el móvil a las x menos uno. Pero no...
La habitación es un estruendo absoluto. En mitad de la oscuridad, un ignorado despertador vocea pi-pi-pi-pi-pi, y entre descanso y descanso se pregunta el pobre por qué duran tanto las pilas Alcalina. - A ver si despierta ya el mo--vil este de mierda y me ayuda a despertar a este trasto de jefe- suspira el pobre despertador, malhumorado por tener que compartir mesita de noche con un mo--vil de mierda.
6:57. Entre los cinco pis iniciales, ya no hay descanso, pero Jaime sigue ahí dentro, plácidamente recostado sobre los muslos de Morfeo, a pesar de que éste intenta desembarazarse de él dando patadas al aire, como si tuviera encima una mosca cojonera. De repente, la habitación se ilumina a intervalos: es el móvil dispuesto a ofrecernos su serenata matutina. -¡Suena ya! ¡Suena ya, maldito mo...vil! - exclama el despertador, tras nueve minutos de alaridos. Y por fin comienza la canción, acompañada de guiños de colores y de golpes en la pared, pues el vecino se sirve de la eficiente plantilla de trabajadores de Jaime, y se ahorra personal para él mismo (eficiencia energética). -¡Apaga ya el móvil!- se oye desde el otro lado. -¡Cómo duerme el notas!- y entre los artilugios y la inestimable ayuda de Ana... Jaime, por fin, despierta, no sin antes intentar asesinar al móvil, mientras el reloj disfruta desde lejos, aliviado por estar más lejos y tener un botón más sencillo. Morfeo siempre se la juega, hasta el día en que lo metieron en la cárcel, con atenuantes por enajenación mental transitoria, si es que la narcolepsia se puede incluir en ese amplio abanico del atenuante. Ancha es Castilla.
Hablábamos sin embargo de conseguir que Morfeo te abrace, no de deshacernos de él. Habíamos incluido en la receta tres ingredientes básicos: ganas, terminaciones nerviosas relajadas, y los sentidos del cuerpo ajenos a ruidos, luces, asperezas y amarguras.
1- Se recomienda un vaso de leche caliente, sola o con Cola-Cao.
2- Un colchón que no sea muy blando... sobre todo si duermes en pareja, pues ya ves, Jaime comenzó a ganar peso, y cuando durmiera con Ana, y le sobreviniera el sueño atroz, obligaba a ésta a precipitarse por el valle como si fuera un canto rodado. A veces Ana se resistía a ese destino y luchaba por permanecer en lo más alto, agarrándose con uñas y dientes a las sábanas y al pico del colchón, pero despertaba con agujetas y  bíceps fibrados. Así que, en un día de esos en los que pretendían arreglar el mundo, se fueron a la tienda a pedir el colchón más duro que hubiera. Ana le dijo al chico que lo colocara en la habitación de matrimonio, le dio las gracias con un guiño, y él la correspondió con una sonrisa que la dejó tirada en el colchón durante unos minutos que no recordó más, niña mala. Y lo estrenaron, Jaime y ella: el gordo y la flaca; los cantos rodados que fueran antaño se convirtieron en inamovibles rocas, con los cuerpos paralizados, y los ojos apenas levantados mirándose de arriba abajo, preguntándose dios mío, qué clase de pegamento han echado aquí... ni muy duro.
3- Se recomienda también un olor neutro, ese olor que huele a nada, como en los anuncios de compresas, aunque allí siempre olía, a caracoles, a cera, a hogar, al espesor de los cuerpos de Ana y Judith entrelazados, recordando que cada encuentro era más corto, y menos sonoro.
4- La habitación igualmente deberá estar a oscuras o a la luz tenue de una persiana no bajada del todo, como le gustaba a Ana, que temía la completa oscuridad. ¿Qué es lo que tanto temes, preciosa? preguntaba Jaime con media sonrisa y con cara fingida de malo. A ti. ¿A mí? y se hacía el sorprendido mientras le pasaba el pulgar por el cuello a modo de navaja. Era un juego de pareja. Jugaban al malo y la buena. No seas malo, le rogaba Ana, con la voz pava, ese pavo de niña tonta que tanto le gustaba a Jaime, que se llegaba a excitar tanto, que a veces caía en el más profundo de los sueños. Y allí se quedaba la pobre Ana: despierta, sola, con su muñequito Pipo en las manos, y sobre todo, y ante todo: despierta.
5- Quinto componente del tercer ingrediente: el silencio. Y no, esto no es un anuncio de aire acondicionado. Hablamos del silencio, del supremo silencio, tan difícil de conseguir en una ciudad como Madrid, que no duerme nunca. ¿Qué es el silencio? le preguntaba Jaime a Ana, ¿y tú me lo preguntas? ya no me acuerdo, contestaba ella resignada. Coches que frenan o aceleran, alarmas que se disparan y que nadie parece oír aunque todo el mundo las maldice, borrachos que ahogan sus penas con infinita alegría, hijos de perro e hijas de gata unidos por fin en un  botellón, borrachos que cantan sus penas con infinita alegría, el camión de la basura que tritura nuestras miserias, el vecino del tercero que ha tenido un mal día y descarga su frustración en la cara de su mujer, la mala conciencia gritando a todos los que lo han oído y no han hecho nada, la vecina de arriba que practica artes amatorias enriqueciendo la lengua de Cervantes (así me gusta, babeante y viscosa, voy a restregarla por todo mi cuerpo, sí, pero prométeme, prométeme churri, que  no vas a dejar de ostentar esa voracidad virgen, insatisfecha, mendicante e intrépida hasta que la reciba lo más profundo de mis entrañas, ohhhhhhhh, sí, Diossssssssssssss) las disputas de bandas rivales que pelean a sus anchas, el panadero que canta su alegría con infinita tristeza, Mario que sale cansado y saluda sin mucho afán (Mecano) los pájaros en primavera, los truenos en verano, el viento en otoño, los granizos repiqueteando en invierno, el colchón duro que resuena amplificado, tú, yo, el ruido de la nada, silencio, coño! (Melendi)  que esto no es un anuncio de aire acondicionado.
Y si se nos hace difícil ejecutar todos estos requisitos, podemos recurrir a las pastillas para dormir, ese nombre genérico que engloba las naturales, las no naturales, las que se consiguen con o sin receta, infusiones, cápsulas, sobres, efervescentes, rosas, blancas, doradas, de una en una, de dos en dos, de tres en tres, efectivas, inservibles, adictivas, sin o con efectos secundarios. En fin, en la variedad está el gusto.
La historia marea, ¿cierto, Derrida? Puedes abandonar la historia con Jaime en la cárcel, acusado del asesinato de Mary O'Donson, por dormirse cuando y donde no debía, o con Ana detenida en el tiempo, cantando en el tren Yo te esperaré, que ya se iba a encontrar con su amante Luis-30, o con Jaime en la cárcel, mirando a la luna llena, o con Ana en su muro, llorando por la vagina... hoy me quedo con Ana sentada en el sofá, recordando una historia que no vivió, pero que fue parecida: Jaime la sacó a bailar, y le cantó con micrófono en mano ante la expectación de todo el pueblo...

               puedo no roncar por la mañana, puedo trabajar de sol a sol, puedo subirme hasta el Himalaya, o batirme con mi espada para no perder tu amor, puedo ser tu fiel chofer, mujer, todo lo que te imaginas puedo ser, y es que por tu amor, VOLVÍ A NACER!!!

FELIZ HISTORIA, FELIZ MATRIMONIO, FELIZ SOLTERÍA Y FELIZ VIDA. Javier B.